fbpx
Síguenos en /

Ciclismo Femenino

«Me estoy preparando para los Olímpicos de París, el sueño sigue intacto»: Marcela Hernández

Boyacá ha sido el epicentro de las grandes gestas de Lina Marcela Hernández, un talento llamado a marcar diferencias por calidad, personalidad y competitividad. En la meca del ciclismo colombiano, Lina Marcela brilló por primera vez en el lote nacional adjudicándose la Vuelta Nacional del Futuro en 2016, temporada en la que aún no sabía que rumbo tomar en el deporte debido a su arraigo con el patinaje.

«Siempre he estado enamorada del patinaje y me encanta. Cuando estaba en patinaje hacía ciclismo como complemento, para hacer fondo y resistencia con mi entrenadora Análida Cartagena. Siempre ganábamos con Daniela Atehortúa en esas carreras de ciclismo y hacíamos la combinación, dándole prioridad al patinaje», contó la joven de 21 años nacida en el Carmen de Viboral, durante el Instagram Live realizado por la cuenta oficial @fedeciclismicolombia.

«Por cosas de la vida fui a la Vuelta del Futuro en 2016 animada por mi hermano (Brayan Hernández, ciclista profesional de Colombia Tierra de Atletas), nunca había corrido una carrera nacional y él me dijo que lo hiciera que él me preparaba. Yo solo montaba los domingos en patines. Hice más o menos un mes y medio solo bicicleta para llegar bien a esa Vuelta y mi hermano me insistió mucho al igual que mi padre, pero yo pensaba mucho en el patinaje. Al final resulté metida en lo que tanto me decían ellos», recuerda la antioqueña, que abrió la temporada con un doblete dorado en el Campeonato Nacional de ruta.

En la CRI volvió a dictar cátedra por tercer año consecutivo y en la ruta brindó una exhibición categórica, liderando de principio a fin una fuga que ella misma concibió desde la segunda vuelta en el exigente circuito de Tunja. «David siempre me decía que en el ciclismo femenino, la mujer que ganaba era la que más arriesgaba. Si tú ves, casi todas las etapas que yo he ganado me las he ganado en fugas, y cuando gané la etapa le saqué dos minutos y medio al grupo y las amigas me dijeron que no sabían cómo lo había hecho, pero fue por mi decisión. Un claro ejemplo es el nacional de ruta, atacamos en la segunda vuelta y la fuga se fue porque el grupo pensó que no se iban. Soy una corredora de mucha decisión y me preparo mentalmente», afirmó la campeona que ha logrado en Boyacá dos títulos nacionales de CRI, uno de ruta y la Vuelta Nacional del Futuro.

Siempre me ha gustado mucho la contrarreloj individual, me defiendo muy bien el sprint, en la media montaña lo hago muy bien, en la ruta tengo ventajas por ser una corredora completa. Tratamos de que cuando hay ruta estemos bien para la contrarreloj, porque soy una buena rodadora. A veces la preparación es un poco complicada porque hay que saber a dónde quiero llegar andando bien”, dice la corredora que decidió liderar el proyecto de Colnago CM Women en el país para no separar sus objetivos de la ruta con la fascinación que siente por la pista.

«Me gusta mucho estar en Colombia porque me interesa mucho la pista, si me ponen a elegir entre ruta y pista, elegiría la pista, la disfruto, me la gozo, las pruebas son como las de patinaje que era lo que antes hacía. Me encanta competir en un velódromo. No tengo mucho desespero por irme y sigo haciendo las cosas de la mejor manera. Por supuesto, a quien no le gustaría lucir la tricolor en Europa, pero me siento feliz, no es mi aspiración ir a Europa todavía, no lo tengo en mi futuro. Si llega bienvenido sea, donde esté con un equipo que apoye mi proceso en la pista y con la selección Colombia».

Lea aquí algunas de la frases durante la charla:

Cuarentena: «Cuando estábamos preparado el nacional con David vargas y Gabriel Jaime Vélez, la idea era hacer el nacional o hacer la pretemporada antes, dijimos que no era una opción no ir al nacional, hicimos entonces media pretemporada antes de ir, y cuando llegamos del nacional hicimos la otra mitad de la pretemporada. La cuarentena ha sido hasta buena para hacer una preparación física mejor».

Su decisión de pasar definitivamente al ciclismo: «en 2017 corrimos el nacional juvenil que fue en Guatapé, y ese año gané la CRI y Daniela ganó la ruta. Nos convocaron al Panamericano, el ambiente del ciclismo era muy bonito y por sorpresa nos dijeron que nos iban a llevar al Mundial de pista. Ese año llevaron a la cuarteta de mujeres con Lina Rojas y Laura Sofía Castillo, fue una experiencia muy bonita e hizo que nos enamoráramos del ciclismo. Ahí nos decidimos por el ciclismo, luego salió el equipo de Avinal y eso hizo que nos quedáramos en el ciclismo y aquí vamos».

Patinaje: «no lo extraño, cuando hago la preparación física salgo a patinar, lo hago por hobbie pero solo para la pretemporada, mi tiempo ahora está dedicado al ciclismo y lo disfruto mucho»

La selección de pista: «uno siempre entra con un poco de nervios, hay muchas corredoras buenas de pista y dar ese paso de entrar a la selección y continuar en ese proceso es bastante satisfactorio. Es un orgullo estar ahí al lado de corredoras experimentadas como Milena Salcedo, Camila Valbuena. Es lindo estar al lado de ellas y aprender de esta experiencia, son personas que lo inspiran a uno».

Combinación de trabajos: «lo manejo con mis entrenadores que son David y Gabriel Jaime. Lo importante es estar bien para la CRI porque soy rodadora. Por ejemplo, a finales del año pasado era andar bien en Juegos Nacionales o en la Vuelta Femenina, hicimos una división con el equipo y dijimos que con Katherine íbamos con todo para Juegos Nacionales, y en la ruta dejamos que fueran Aranza (Villalón) y Daniela (Atehortúa). Mi trabajo era de coequipera, a veces la preparación es dura para andar bien en estas carreras».

La pista: «el camino ha sido un poquito difícil pero ahora con la pandemia tocará esperar para el próximo año con el entrenador Andrés (Torre) que nos va a acompañar en el proceso de semifondo. Esperemos poder puntuar para que podamos llegar a un mundial y ver cómo estamos para saber si estoy preparada y establecer los objetivos».

Enfrentamiento con María Luisa Calle: «fue muy emocionante, mejoré mi marca personal, el tiempo era bastante complicado hacerlo. Fue emocionante correr con ella que tiene tanta experiencia y haberle ganado, mejor aún. Solo sentía pura admiración por ella, por una corredora que a sus 51 años llegó a hacer el tiempo que hizo. Sentía un poco de presión porque había que ganar, fue sorpresa el tiempo de ella, fue un tiempo muy bueno».

Proyección Colnago: «ya tuve mi primera carrera que fue la clásica de Rionegro, fue una carrera bonita. Cambié de compañeras, de equipo, de todo. Es la primera carrera que el equipo ganó, y que yo hiciera parte fue bonito, a parte que soy la líder y tengo que estar pendiente de muchas cosas, ver cómo les puedo aportar porque el equipo tiene corredoras muy buenas, jóvenes y que tienen mucho por dar. Fue bonito ver el compromiso que tenían y que aplican nuestro eslogan que es: como nadie».

El cambio del ciclismo femenino: «nosotras siempre decíamos que queríamos dar ejemplo. Las mujeres teníamos fama de ser egoístas, y era entendible porque si a ti no te paga nadie y tienes que ganar la carrera, tienes que hacerlo para poder subsistir. Ya veníamos estando en Autolarte y luego en Avinal, donde el trabajo siempre fue en equipo, era un avance que teníamos que hacer y eso nos lo inculcó David».

Elección por Colombia: «dije que tenía lo que quería por ahora acá, mi proceso en la pista estaba acá, me iba a dar espera de otro año. Hablé con el equipo para estar haciendo  mi temporada aquí y en Europa si se puede algunas carreras».

La distancia con sus amigas: «es complicada la comunicación por el horario, pero aunque no hablemos muy seguido la amistad siempre está ahí».

Colnago a futuro: «la idea realmente era que el equipo tenía fecha para que fuera World Tour en 2021, pero la pandemia ha hecho de todo. La verdad no sé si se pueda lograr rápido, no sabemos cómo sea la recuperación, cuando se hagan competencias, es complicado darle una fecha promedio a este objetivo cuando estamos en un momento complicado. Se puede lograr, las corredoras que están en Europa son muy buenas, se tuvo un gran inicio. El objetivo de ser el primer equipo World Tour de Latinoamérica es posible».

Carrera en Europa: «me gustaría el Giro Rosa».

Sueño olímpico: «me estoy preparando para los Olímpicos en París, el sueño sigue intacto y crece con la llegada del nuevo entrenador de semifondo. Para poder clasificar hay que ir a las Copas Mundo, para eso también hay que hacer clasificación, hay que mirar si podemos participar. Sé que soy una corredora joven pero París me caería demasiado bien, podría ser la edad perfecta para ir a esos olímpicos».

Mundial de Italia: «fue bastante satisfactorio. Ahí no era ciclista del todo y saber que obtuvimos tan buenas posiciones en la cuarteta y el ómnium fue bastante bueno. Fue un mundial de mucha retroalimentación. Con la cuarteta estuvimos entre las 8 mejores del mundo y aún así no llegamos a competir en nuestro mejor momento, habíamos acabado de correr el Panamericano. Nos dio duro viajar a México y luego a Italia, el viaje es agotador y era la primera vez que salíamos a Europa. Cuando llegamos a Italia no andábamos bien, nos deslizábamos del peralte por falta de experiencia en pistas de madera. Pero obtener ese puesto fue bastante satisfactorio para mirar al futuro, y que podíamos estar mucho más adelante de la posición en la que habíamos quedado».

David Vargas: «para nadie es un secreto que David se casó el con el ciclismo femenino, decidió por luchar y creer en nosotras. Lo conocí cuando era entrenador y yo estaba en patinaje, me decía que me pasara, luego me llevo a Avinal, hizo que creciera más como deportista, me llevó al Nacional de Guatapé, me llenó de confianza, me acompañó a Boyacá al Nacional, a Villavicencio y otra vez en Boyacá. Estoy acostumbrada a cómo habla, es muy respetuoso, nunca se mete en lo personal, siempre nos ayuda de la mejor manera, busca el apoyo para las mujeres».

Disciplina: «Siempre entreno para X carrera, son objetivos, soy estricta con dormir, salir a la calle, con la comida, eso es como disciplina que uno solo va ganando. Para ganar hay que hacer sacrificios. Cuando Brayan me ve relajada me dice no me deje engordar mucho, y le digo que no tengo carrera próxima, pero cuando sabe que tengo carrera dura salgo a entrenar con él y es muy bacano, es una ventaja tener un ciclista profesional en casa porque siempre está apoyándote».

Sus padres: «mi mamá monta bici en todoterreno, mi padre se desvive por el ciclismo. Mi mamá nunca nos va a ver correr, se le sale el corazón, para ella es duro, nos prende la veladora. En el nacional que salimos los dos a correr se puso peor porque estábamos los dos por fuera».

Su futuro: «me veo siendo una gran corredora, siento que ya tengo un gran palmarés siendo joven, pero puedo hacer que mi palmarés sea más grande. Espero ir a un mundial, ir a los olímpicos y hacer historia como lo hizo María Luisa Calle. Me gusta la crono pero puedo hacer la ruta, aportar a la Selección Colombia, compartir con grandes corredores y convivir con corredores como Nairo, Rigo, Fernando. Me he vuelto referente de corredores, en redes sociales me lo han hecho saber, a veces se vuelve como una imagen de algo que otra persona quiere ser, toca manejarlo de la mejor manera, actuar bien para que pueda seguir siendo esa buena imagen que todos tienen de uno».

Liderazgo: «siempre he sido buena líder, me gusta fortalecer esa parte de mí y que crezca mucho más. En el nacional, por ejemplo, les decía a mis compañeras de la fuga que le diéramos con toda. Siempre busco la fuga, desde que me den 10 segundos de escapada me les voy a ir. No entendí cómo me dejaron ir, pensarían que porque apenas era la segunda vuelta y faltaba mucho, pero siempre hago el intento y lo que más me gusta es que cuando voy en fuga  puedo sprintar bien en grupo reducido».

Valoppi: «me gustó mucho su carácter, el orden, lo estricto que era, decía: ¿están casados?, no me importa. Pudo haber sido confundido como mala gente, pero tenía su carácter».

Más en Ciclismo Femenino

A %d blogueros les gusta esto: