Síguenos en /

Editorial

Tour Colombia 2.1: ¡Fantastic!

El Tour Colombia 2.1 nació como un evento para deleitar a nuestro país con sus grandes ídolos y resulta que ahora es una referencia que se ha convertido en tema recurrente de opinión en el mundo. Y lo que más me llama la atención es la universalización a través de un término inglés: ¡Fantastic! Lo escuché frecuentemente de boca de corredores, directores de prestigio como Dave Brailsford, Nicolas Portal, Oliver Cookson, Stefano Zanini y Eusebio Unzúe, que aunque habla en nuestra lengua es hombre de relaciones internacionales. También fue una de las palabras más expresadas por Chris Froome durante su estadía en Colombia.

Por eso, aunque el Tour Colombia 2.1 es la representación de nuestras tradiciones deportivas y culturales, me uno y comparto lo que ellos tanto me expresaron a través de esa palabra a la que solo le falta una vocal para decir lo mismo que todos pensamos: el Tour Colombia 2.1 es ¡FANTÁSTICO!

La Federación Colombiana de Ciclismo ha realizado el evento más importante de toda su historia ciclística, incluso rebasando en organización y público los Campeonatos Mundiales de 1995 celebrados en Duitama, Boyacá, y con la presencia de estrellas de calibre de la época como Miguel Indurain, Abraham Olano y el mítico escalador italiano Marco Pantani, además de nuestros ídolos nacionales.

Sin embargo, con la llegada de esta nueva era del ciclismo colombiano, se precisaba de un evento de altísimo impacto como el Tour Colombia 2.1, que para esta edición contó en su lista de figuras con connotados ciclistas como el francés Julian Alaphilippe, el luxemburgués Bob Jungels, el español Marc Soler y el ciclista más importante de la actualidad en la ruta, el británico Chris Froome (Team Sky). Y todos ellos en compañía de lo más selecto de ídolos nacionales como Nairo Quintana, Rigoberto Urán, Miguel Ángel López, Fernando Gaviria, Egan Bernal, Daniel Martínez y la joven revelación Iván Ramiro Sosa, entre otros.

A golpe de vista un grupo brillante que luego sobre la carretera brindó espectáculo de calidad a las siete millones de personas que salieron a animarlos directamente, con una organización que demostró, según la UCI, ser una de las mejores del mundo. Y no podemos olvidarnos del magnífico cubrimiento a nivel mundial como nunca antes se había visto en la historia del deporte en nuestro país. Sin lugar a dudas, ¡FANTÁSTICO!

Y sí, así coincidieron todos los actores presentes y hasta Egan Bernal, primer campeón histórico de la 2.1, afirmó que con dos carreras más hechas así, esto sería como un Tour de Francia.

Para ello, la Federación ha desplegado con su comité ejecutivo, funcionarios y la propia presidencia, un trabajo altamente profesional que valió los múltiples reconocimientos del pueblo colombiano y de nuestro sector del ciclismo, que al fin y al cabo es el que debemos proteger para que sigamos creciendo.

Esta carrera le ha subido enormemente la moral al ciclista colombiano, y además ha incrementado fuertemente la venta de bicicletas, uniformes y en general, todo lo relacionado con el ciclismo. El Tour Colombia generó las expectativas más grandes por encima de cualquier evento ciclístico que se haya hecho en nuestro país.

Dichas expectativas sobresalieron por el éxito del evento y provocaron la alegría de todo el pueblo colombiano, especialmente para todos los antioqueños, medellinenses, turistas de todas las regiones del país y de una gran cantidad de extranjeros provenientes de distintas partes del mundo.

El Tour Colombia 2.1 también dejó una imagen global que le reportará en muy poco tiempo un gran turismo deportivo a nuestro país, pues 98 ciclistas extranjeros que participaron en nuestra carrera se llevaron la mejor imagen de una región cálida con paisajes extraordinarios, un clima ideal, la altura como un gran beneficio, carreteras impecables y una afición desbordante casi únicamente vista en el Tour de Francia, con un despliegue de atenciones incomparables en cualquier parte del mundo.

En Europa hoy no se habla sino del Tour Colombia 2.1, dejando al ciclismo de nuestro país a la altura del éxito de nuestros ciclistas en el exterior.

Asimismo, la denominación Tour Colombia 2.1 dejó unos indicadores de alto impacto: una súper ocupación hotelera, alto consumo de alimentos y bebidas, venta de muestras turísticas, diseños, artes, merchandising de la carrera, y en general un sinnúmero de suvenires relacionados con el evento, se movió la economía naranja.

Hemos puesto un punto muy alto pero no nos podemos quedar ahí. La Federación, su equipo de trabajo, sus funcionarios y el comité ejecutivo tenemos que avanzar más. Seguramente este evento nos puso en una muy buena posición de la opinión nacional y mundial. Al interior de nuestra organización detectamos una buena cantidad de errores que por la magnitud del espectáculo no trascendieron en mayor medida, pero que al interior sí tenemos que corregirlos, y en ese camino hacia la tercera versión deberán corregirse.

Por ejemplo: más kilómetros vallados, más contención de público con la policía y mejorar la calidad de la transmisión de televisión.

Estoy seguro de que Bogotá, Cundinamarca y Boyacá acogerán un evento de ensueño dada su gigantesca tradición ciclística sustentada en ídolos que traerán a miles y miles de aficionados de sus propias regiones. Creo, entonces, que en el 2020 todo se desbordará. Estamos hablando de Bogotá, la capital del país, de Cundinamarca, que posee al ciclista de mayor proyección nacional y mundial, Egan Bernal; y Boyacá, dueña de una cultura ciclística basada en sus ídolos, semejante al ciclismo francés.

Para que sea un evento grande como lo han sido las dos primeras versiones, tiene que haber  compromiso de Alcaldías y Gobernaciones. Ya el Gobierno Nacional ha puesto de su parte y se demostró en Medellín, Antioquia y las Alcaldías, que con el apoyo de todos aportando, arreglando las vías, embelleciendo los municipios, minimizando al máximo el riesgo para nuestros ciclistas nacionales y extranjeros, se repetirá el éxito que se obtuvo en Colombia Oro y Paz y Tour Colombia 2.1.

Entonces, desde ya, invito a todas esas regiones por donde pasará la caravana ciclística y el colorido del pelotón, a reunirnos y a planificar desde ahora la gran fiesta del Tour Colombia 2.1 2020 para  hacer repetir a todo el mundo el término universal ¡FANTASTIC, COLOMBIA!

 Con aprecio para todos,

 

Jorge Ovidio González Longas

PRESIDENTE

Más en Editorial

A %d blogueros les gusta esto: