fbpx
Síguenos en /

Ruta

«Mi objetivo número uno era correr Vuelta a España, me sigo preparando fuertemente»: Camilo Ardila

Camilo Ardila es la nueva joya del ciclismo colombiano, un escalador de aquellos rompen la monotonía y pueden ganar con autoridad como lo hizo en el Giro de Italia Sub-23. Hoy en uno de los 22 legionarios del país en el World Tour y tal como Sergio Higuita, Iván Sosa y Egan Bernal, baluartes de las nuevas generaciones, espera dejar su sello en la máxima categoría de la mano del UAE Team Emirates.

«Ahora estoy cumpliendo el protocolo del gobierno, no solo por protección de nosotros sino de todas las familias. Recibo todo el protocolo del equipo, de los entrenamientos que debemos realizar a diario y no en carretera, aunque yo prefería hacerlo así, pero ahora debemos hacerlo en rodillo. Es incómodo pero no hay de otra, hay que llevar la forma que teníamos y quizá no volver con el ritmo máximo pero algo es algo», dijo el tolimense de 20 años durante el instagram live realizado por la cuenta oficial @fedeciclismocolombia.

Camilo es el primer ciclista del Tolima en llegar a un equipo World Tour. «Antes de Fredy González, que fue campeón de la montaña del Giro dos veces, estaba también el León del Tolima, Pedro J. Sánchez. Para mí es algo que aún no le encuentro explicación, pero que me llena de felicidad. Es un sueño que perseguía y verme día tras día es algo maravilloso. Ser uno de los ciclistas que están en el World Tour es muy bonito», expresó el joven escalador surgido en el vívero de Carlos Pérez, ‘Ramillete’, uno de los formadores más distinguidos de su departamento, quien más que su entrenador se convirtió en un padre adoptivo.

«Todo empezó desde el Nacional de 2017,en Guatapé (Antioquia). Desde ahí empiezo a tener más confianza en mí,  a perseguir los sueños que tenía. Luego de ese Nacional fue muy lindo ver que empiezo a hacer parte de la selección Colombia que fue al Campeonato Panamericano. Fue una experiencia que me dejó una enseñanza bastante grande para seguir afrontando lo que seguía para mí. Vinieron otras carreras como los zonales para la Vuelta del Porvenir, una carrera que no se dio del todo para mí.  Hubo caídas, muchas cosas, pero eso hace parte del ciclismo, y eso lo hace más fuerte a uno», afirmó Ardila, que sigue manteniendo un vínculo cercano con su formador de base.

«‘Ramillete’ siente aún mucho aprecio por mí, él dice que soy un hijo más para él, y él como un padre para mí. Tengo mucho agradecimiento, no me alcanzará la vida para agradecerle todo lo que hizo por mí. Él es una persona que deja de comer por darle al ciclista, es una enseñanza que veía siempre en él. Una vez tuvimos un Campeonato Nacional en Pereira que nos tocó quedarnos en la terminal aguantando frío. Me prestó su chaqueta para que no aguantara frío, siempre nos protege. Eso habla de lo bueno que es».

«Todavía me da muchos consejos, se los recibo con mucho amor y confianza. Él nunca se ha equivocado con las palabras que me decía, sé que son consejos que me van a ayudar mucho para mi carrera profesional y de lo mucho que me falta por vivir. No deja de ser esa persona que se mantiene pendiente de uno», aseguró Camilo, que encontró su pase a la máxima categoría gracias a un 2019 pletórico, en el que logró dos etapas y podio en la Vuelta de la Juventud y la soberbia conquista del Giro Sub-23 con otras dos dianas para su palmarés.

Después de eso tuvo que afrontar un calvario de más de cinco meses por cuenta de una lesión de rodilla que le impidió estar en el Tour de L’Avenir y en el Campeonato Mundial de Yorkshire, Inglaterra. «Lo que más anhelaba era ir al Tour de L’Avenir, hice todo lo que estuvo a mi alcance, hablé con el doctor Gustavo Castro, fue el que me atendió pero me dijo que no había que acelerar las cosas. El consejo que me dio era no ir a ese Tour. Para mí era muy difícil tomar esa decisión porque finalmente no iba a ir, luego de un tiempo se habló con él y se le dio la oportunidad a un corredor más que fue Jesús Peña», recordó.

«Lloré mucho, no quería dejar de ir, pero Dios me tendrá cosas mejores. Quería ir al Clásico RCN pero no alcancé a estar y tuve que alejarme del médico Gustavo Castro porque no vi el cambio en la recuperación. Matxim, me dijo que viajara a Alemania a seguir con la recuperación pero no sabía qué hacer. Le dije que me diera una oportunidad más y me dio una semana. Fui donde Luis Javier Hernández, en Medellín, me dieron la cita, empezó a mirarme la rodilla, le comenté el procedimiento que venían haciéndome en Coldeportes, y me dijo que le diera los exámenes», fue la primera parte de su proceso.

«Empecé con él las terapias, la primera semana estaba que no daba, la prueba final era subir Palmas, sentí la molestia pero no me dolió mucho. Le dije que no iba a seguir más ahí  y que iba a viajar a Alemania, pero me pidió que le diera una semana más y  que no me iba a cobrar. La estadía costaba mucho, las terapias también. Al final tengo que agradecerle mucho a Don Raúl Mesa que sacó plata de su bolsillo para recuperarme, me ayudó bastante. Luis Javier me hizo terapias en tres días y me dijo que fortaleciera más el cuádriceps, que levantara 100 libras en cada pierna y eso fue lo que me ayudó».

Regresó a la competencia en el Campeonato Nacional de Tunja y luego fue uno de los mejores del equipo en la pasada edición del Tour Colombia 2.1, ocupando el puesto 17 en la clasificación general, con una honrosa casilla 11 en la etapa reina con llegada al Verjón. Su calendario proseguiría con pruebas de gran cartel como Vuelta a Cataluña, Giro de Sicilia, Tour de los Alpes, Criterium du Dauphiné y Tour de Romandía.

«Pensaba en poder ir al Tour de L’Avenir o a la Vuelta a España. Matxin me dijo si me sentía para poder correr la Vuelta para hacer espectáculo sin presiones. Mi objetivo número uno era correr Vuelta a España, me sigo preparando fuertemente, me encuentro en Mariquita, voy a la finca de mis padres (en Cerro Gordo, muy cerca a su lugar de residencia) y allá se me presta para hacer algunos entrenamientos en MTB y eso puede ayudarme mucho».

Aquí algunas de sus frases durante la charla:

Fabio Aru: «compartir con él, de neoprofesional, fue muy valioso. Es una gran persona, con mucha experiencia y me da consejos. Al final del Tour Colombia dijo que quería compartir habitación conmigo en la Vuelta a Cataluña y me sorprendió mucho».

Su llegada al EPM: «Don Raúl solo me dijo: ¡bueno mijo, mire el contrato, firme y luego nos vemos! Yo muy contento, soñaba con estar en un equipo como EPM. La felicidad era muy grande, recibí mi bici nueva y eso me motivaba mucho más».

Vida en Antioquia: «No conocía nada y era muy joven, entonces siempre fue duro, complicado. Para mi familia y para mí, llegar a una parte donde no conocía nada, no sabía qué hacer era muy difícil. Pero una persona que me brindó la mano y no me dejó caer fue Alex Gil, él me abrió las puertas de su casa y le debo mucho».

Giro de Italia: «habíamos corrido el reto El Escobero, logramos ganar, fue una victoria más para EPM. Luego viajamos a Italia con nuevas expectativas, con ganas de ganar. No pensaba en ser el capo del equipo, todos habíamos demostrado, cualquiera de los cinco podía ganar: Calle, Peña, Alba y Bustamante, con cualquiera habríamos podido ganar».

Sin invitación para 2020: «triste porque creo que la selección se merecía una nueva oportunidad. Es muy triste ver que la selección no volverá a asistir al Giro Sub 23, pero al menos van a ir dos equipos y tienen la oportunidad de mostrarse más corredores y así cumplir sueños como yo lo he hecho».

Llegada al Team Emirates: «en la Vuelta de la Juventud, Matxim había visto algunos corredores, en el Giro iba a mirar mucho más al equipo, vio la cuarta etapa que gané, los difíciles momentos que pasé, que no me daba por vencido sin importar el dolor y vuelvo y gano. Eso fue lo que lo cautivó más, se preocupó mucho por mi rodilla. Tuve mucho coraje y ese fue mi paso al UAE. Fue mi mejor decisión y se lo debo a él por confiar en mí, por ser parte de este gran equipo, y del cual me siento bendecido y agradecido».

Conocer a Egan: «el sueño era que algún colombiano fuera el campeón del Tour. Yo siempre tuve el anhelo que fuera Nairo, pero lo consiguió Egan y fue algo maravilloso para todos los colombianos, nos enorgullece mucho. Estar ahí con él (el día del homenaje en Zipaquirá) fue muy bonito. Me brindó unas palabras con sencillez, fue increíble. Eso me hizo tener un buen concepto sobre él. Es muy sencillo».

Su regreso: «yo corrí el Nacional, me sentía motivado, pensaba en el ‘candeleo’ (competencia) con todos, pero al final no se me dieron las cosas. Sentí que me había hecho falta preparación y no me dio para al final de las dos vueltas. Nunca me he conformado, en ese momento pudo ser mucho pero para mí es poco, siempre quiero más. Cuando uno sueña en grande debe ser así».

Su visión: «soy muy ambicioso pero no egoísta, mi sueño es llegar y ganar desde ya pero todo a su paso, estoy haciendo las cosas bien, sin ninguna presión. De parte del equipo me llevan tranquilo y la verdad es algo que me motiva mucho».

Pogacar: «es un corredor muy bueno, va a ser un rival muy fuerte para los colombianos de diferentes equipos. No he tratado mucho con él por el tema del idioma, pero quisiera tener una charla, es muy humilde y gran persona, sé que podemos ser grandes compañeros. Por mi parte no va a haber envidia, la idea es ayudar al equipo y poder tener la oportunidad».

Homenaje en Mariquita: «fue un recibimiento bonito del pueblo, no me lo esperaba pero me sentía mal, subirme a un carro de bomberos no me gusta mucho.Habría querido llegar y dialogar con todos como lo he hecho siempre, uno que otro día sentarme en bicicletería y recibir consejos. No me gustan como ese tipo de alabamientos pero era lo que el pueblo quería, que los que no me conocían me conocieran y así fue».

Más en Ruta

A %d blogueros les gusta esto: