Síguenos en /

Ruta

Miguel Ángel López brilló en una etapa épica que consagró a Froome en el Giro de Italia

Chris Froome dictó cátedra en la etapa reina con una victoria épica, valiente y de enorme valía a falta de una jornada para finalizar con el tríptico de los Alpes. El británico del Team Sky, que había partido con 3 min y 22 segundos en el cuarto lugar de la general, dio un batacazo de campeón labrando su destino en el Colle delle Finestre con una labor excelsa de todo su equipo.

Froome rompió la armonía a falta de 80 kilómetros, se escapó, mantuvo el ritmo y no paró hasta pasar la meta en Bardonecchia con 3 min y 23 segundos de diferencia sobre el holandés Tom Domoulin (Team Sunweb), quien pese a su esfuerzo descomunal y de haber dejado en el camino al otrora líder Simon Yates (Mitchelton Scott), nada pudo hacer para detener la marcha del nuevo líder de la ‘Corsa Rosa’.

Fueron 184 kilómetros de lucha intensa en los que hubo de todo. Y en ese sinfín de situaciones que presentó la fracción, uno de los momentos cumbres lo vivió el colombiano Miguel Ángel López (Astana), quien con inteligencia y mucho temple, defendió la ‘maglia bianca’ e incluso se ilusionó con la posibilidad de finalizar la jornada en el podio.

Lo intentó en el último ascenso, pero Domoulin, Pinot (Groupama FDJ) y el ecuatoriano Richard Carapaz (Movistar Team supieron contrarrestar sus intentos. Al final, Carapaz arañó 16 segundos (con la bonificación por ser segundo) y dejó abierta la disputa por el título de mejor joven.

Al igual que en el Monte Zoncolan, López fue cuarto detrás de Froome y solo lo separan 40 segundos del podio cuando resta una dura jornada de 214 kilómetros con tres puertos de primera categoría encadenados en el final. Podría ser una jornada consagratoria para el colombiano, que ya supo ser campeón de los jóvenes y ganador de dos etapas en la Vuelta a España.

Más en Ruta

A %d blogueros les gusta esto: